mapa
  • Registre su dirección de correo electrónico para recibir noticias de Probiomed®.
noticias
06-05-2014
Como parte de un programa estratégico para los próximos 10 años, en esta nueva posición se apuntará al crecimiento y expans…
12-12-2013
Cumple 10 años el primer interferón beta biocomparable fabricado en México para el tratamiento de la esclerosis múltiple. …

Insuficiencia Renal Crónica

Nutrición en los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica

 

Los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica deben mantener un consumo de líquidos y alimentos conforme el grado de avance de la enfermedad renal que presentan así como el tipo de tratamiento que tenga (diálisis peritoneal y/o hemodiálisis), tomando en consideración otras enfermedades.

 

Debe medirse la cantidad de líquidos que se ingieran así como la cantidad de líquidos que se excreten, cuidando de no ingerir más de lo que se orine.

 

El equilibrar la ingesta de carbohidratos proteínas y grasas así como cubrir las necesidades de vitaminas y minerales en la alimentación, aporta los nutrientes necesarios para mantener las funciones vitales del cuerpo, existen macro nutrientes que aportan energía para la formación de tejidos y defensa del organismo y; por otro lado los micronutrients (vitaminas y minerales) son compuestos químicos necesarios para la formación, de hormonas, enzimas o proteínas.

Grasas ó Lípidos

Las grasas son sustancias del cuerpo, forman parte de la membrane de las células, hormonas sexuales, vitamina D y la bilis entre otras. Los alimentos ricos en grasas son una importante fuente de energía de largo pazo, las grasas pueden ser saturadas, insaturadas y poliinsaturadas y es muy importante saber distinguirlas por su riesgos para la salud. Alimentos ricos en grasas son la mantequilla, manteca, cacahuates y algunas semillas, el aceite para cocinar y los lácteos son ricos en grasas insaturadas.

 

Se recomienda una dieta con cantidades controladas de grasas de origen vegetal y libre de grasa de origen animal; el exceso de ésta últimas favorecen el aumento de los niveles de colesterol, mismo que está relacionado con la aparición o agravamiento de la arteriosclerosis (oclusión de vasos sanguíneos) y ataques cardiacos (infarto) o cerebrales (accidente vascular cerebral).

 

Proteínas

Las proteínas son elementos indispensables para la realización de múltiples funciones del cuerpo; forman parte estructural de las células de los músculos y diferentes tejidos, de las células sanguíneas de los anticuerpos, hormonas; etc. Las proteínas están compuestas por aminoácidos, que son necesarios para la formación y reparación de los diferentes tejidos del cuerpo (músculos, piel, hueso; etc.) razón por la cual deben estar incluidas en la alimentación.

 

Los alimentos de origen animal como son la diferentes carnes (res, cerdo, pollo) huevo, pescado, lácteos y mariscos así como algunos vegetales, particularmente las oleaginosas (soya, haba, lenteja y frijol entre otras) contienen gran cantidad de proteínas.

Se recomienda que los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica ingieran dietas bajas en proteína durante la etapa predialítica (0.5 g/ kg de peso corporal por día que equivale a 35 g en una persona de 70 kg) y dietas ricas en proteína una vez iniciada la terapia dialítica (de 1.0 a 1.2 g/kg de peso corporal por día, de las cuales como mínimo 50 % deben ser de origen animal por su alto valor biológico). El paciente que cursa con desnutrición importante tiene mayor riesgo de presentar complicaciones durante la diálisis, por otro lado la infección del sitio de inserción del catéter o la peritonitis ocasionan una mayor pérdida de proteínas, por lo tanto en estos casos, los pacientes deben consumir cantidades adicionales de proteína.

plato-del-buencomer-1.jpg

 

Carbohidratos

Los alimentos ricos en carbohidratos o azúcares son altamente energéticos y muy importantes para el funcionamiento del organismo. Existen carbohidratos de absorción simple como los contenidos en los caramelos, refrescos y las mieles son perjudiciales; mientras que los carbohidratos de absorción compleja encontrados en los cereales, papa, y legumbres son seguros y se recomienda que los carbohidratos contenidos en la dieta sean de éste tipo.

 

Los vegetales contribuyen a la dieta con agua, carbohidratos de absorción compleja, vitaminas, minerales y fibra no digerible así como proteínas pero de poco valor biológico.

Agua y Líquidos

Es importante mantener el equilibrio ente el agua ingerida y la eliminada, sin embargo y conforme la Insuficiencia Renal Crónica avanza, se va perdiendo la capacidad de eliminar el agua, por lo que su ingesta se restringirá de manera gradual. Se recomienda un consumo cercano a los 1.5 litros de agua por día, incluida la contenida en los alimentos sólidos. Para ello debemos considerar que el 90% del peso de los vegetales es agua, el 60 a 70% del contenido de las carnes y pescados es agua; mientras que el pán aporta solamente el 30% de su peso como agua.

En términos generales se recomienda un consumo diario de agua igual al volumen de orina (en caso de existir). En el caso de paciente anúricos (que no orinan) el consume diario recomendado es de no mas de 600 ml al día.

 

Vitaminas

Son sustancias que no aportan energía pero son indispensables ya que contribuyen a transformar los alimentos en energía. Al no poder ser sintetizadas por el cuerpo, las vitaminas deben ser aportadas por la dieta, con excepción de la vitamina D que se puede formar en la piel con la exposición a la luz solar, y las viatminas K, B1, B12 y ácido fólico que se pueden producir en el intestino gracias a la flora (bacterias que viven en el interior del intestino).

 

Existen vitaminas liposolubles (se disuelven en las grasas) como la A (retinol), D (calciferol), E (tocoferol), y K, se consumen en la dieta rica en grasas, se almacenan en el hígado y tejido graso del cuerpo. Se encuentran en cantidades suficientes en los lácteos (leche, queso, yougurth; etc.), huevo, sardina, atún, hígado, cereales y aceites vegetales.

 

La vitamina A interviene en la formación y mantenimiento de la piel, mucosas, dientes y huesos, forma parte de enzimas y hormonas sexuales. Los síntomas de deficiencia de vitamina A incluyen: ceguera nocturna, sequedad de la piel y los ojos, falta de secreción de las mucosas.

 

La vitamina D ayuda a la absorción del calcio y proteínas en el intestino, es mas necesaria para la adecuada formación de huesos y dientes; su carencia ocasiona en los niños malformaciones de los huesos, caries y raquitismo; mientras que en los adultos ocasiona osteoporosis. Su deficiencia puede contribuir a la aparición de cáncer de mama, colon y próstata. Un precursor de la vitamina D es el calcitriol producido en el riñón, al disminuir al función renal disminuye también la síntesis de calcitriol y consecuentemente la de vitamina D.

 

La vitamina E participa en la producción de glóbulos rojos, músculos y otros tejidos, es necesaria para la formación de células sexuales masculinas. Su función principal es como antioxidante con lo que previene la destrucción celular. Su carencia ocasiona alteraciones en el musculo, cataratas, anemia y disminución de la fertilidad. La vitamina K forma parte de diferentes proteínas relacionadas con la coagulación de la sangre, por lo tanto su deficiencia puede presentarse por mala absorción de grasas por el uso de antibióticos.

Las vitaminas hidrosolubles son un grupo de sustancias con características similares pero con actividades diferentes, como su nombre lo indica son solubles en agua y entre ellas se encuentran las vitaminas C, y las del complejo B así como el ácido fólico; normalmente se eliminan por medio de la orina. La vitamina C participa en la producción de colágeno y en el crecimiento y reparación de encías, huesos, vasos sanguíneos y dientes, sus requerimientos aumentan en el embarazo, crecimiento, y reparación de heridas. La vitamina C se encuentra en la leche y vegetales.

 

Las vitaminas del complejo B son importantes para el metabolismo de los carbohidratos (azúcares) y lípido (grasas). Las vitaminas del complejo B se encuentran en vísceras, diferentes vegetales, frutas, carnes, lácteos.

Las vitaminas A, E y K no se eliminan en la diálisis por lo cual no requieren suplementos; sin embargo las vitaminas C.D. y las del complejo B al ser eliminadas durante la diálisis, requieren ser administradas de acuerdo a las indicaciones delNefrólogo.

Minerales y Electrolitos

Sodio: se recomienda restringir el consumo de sal de mesa (sodio) en los alimentos, los pacientes con Insuficiencia Renal son incapaces de eliminarlo y su acumulación ocasiona sed, retención de agua y aparición de edema así como aumento de la presión arterial; en casos graves edema pulmonar e insuficiencia cardiaca.

 

Se recomienda sustituir la sal por condimentos como albahaca, orégano, tomillo entro otros; por otro lado no se debe intercambiar la sal de mesa por sustituto de sal pues éste contiene potasio .

 

Potasio: interviene en el funcionamiento normal de los músculos y del sistema nervioso, ante la imposibilidad de eliminarlo por la vía renal, los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica pueden acumularlo peligrosamente en la sangre, lo que se conoce como hiperkalemia, que dependiendo de su gravedad ocasionan desde debilidad muscular, calambres y alteraciones en el funcionamiento del corazón; que pueden llevar a la muerte.

 

Casi todos los alimentos aportan potasio al organismo, se deben evitar el sustituto de sal (cloruro de potasio), garbanzos, las frutas cítricas y frutas secas, el plátano, guayaba y tomate rojo crudo; los vegetales con alto contenido de potasio deberán de ser cocidos dos veces desechando el agua en la que hierven.

 

Fósforo: Junto con el calcio es el principal componente de huesos y dientes, debido a que las personas con Insuficiencia Renal Crónica no pueden eliminarlo, la acumulación de fósforo en la sangre produce prurito (comezón). Los alimentos que lo contienen en gran cantidad son las fresas, frijoles, habas, lentejas, alubias y bebidas enlatadas.

 

Calcio. Permite la formación y regeneración de huesos y dientes, encontrándose en un 99% en estos elementos y es indispensable para la contracción muscular y en la function nerviosa, debido a la deficiencia de este elemento en los pacientes con insuficiencia renal es necesaria la administración por vía oral en forma de carbonato de calcio, calcitriol así como análogos de la vitamina D.

 

Para un crecimiento y función adecuada se requiere un aporte de calcio y fosforo que debe ser administrado por la dieta. Los sitios principales para mantener el equilibrio de estos elementos se encuentran a nivel del intestino donde se absorbe, el hueso donde se almacena y el riñón donde se regula su excreción

Las concentraciones de calcio y fósforo son reguladas por una hormona llamada paratiroidea, que se produce en las glándulas del mismo nombre localizadas en el cuello, si la glándula hace un esfuerzo para mantener el equilibrio entre las concentraciones de calcio y fósforo se presenta la alteración denominada hiperparatiroidismo secundario que se asocia a dolor de huesos, fracturas, dificultad para el tratamiento de la anemia entre otros. Actualmente existen elementos que controlan los niveles de la hormona paratiroidea tales como los quelantes de fosforo, fijadores de fosforo y análogos de la vitamina D.

 

Revisó: Dr. Alejandro Treviño Beccerra, Médico Nefrólogo perteneciente al patronato de la Fundación Mexicana del Riñón , A.C.

enlaces