In Blog, Sin categoría

Día Mundial de la Diabetes

cabecera-diabetes

Por: Dra. Alma Aidé Fernández Herrera, Cédula Profesional 4921010 UNAM, Gerente de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia PROBIOMED, Noviembre 2019.

*Los médicos son los únicos capacitados para diagnosticar padecimientos e indicar terapias y tratamientos. Este texto no sustituye las recomendaciones de tu médico.

Desde 1991, por iniciativa de la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud, el 14 de noviembre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Diabetes como una oportunidad para dirigir la atención del público hacia las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta enfermedad[1].

Este día millones de personas se reúnen en más de 160 países para recordar que la incidencia de esta grave afección está en aumento y continuará a no ser que se emprendan acciones para contrarrestar su enorme crecimiento[1].

En 2017 la prevalencia mundial de diabetes en personas de 20 a 79 años fue de 8.8% y se estima que para 2045 incrementará a 9.9%2, por lo que se le considera la epidemia del siglo XXI. En México, 12 millones de personas cuentan con diagnóstico de diabetes[2].

La diabetes es un trastorno crónico que afecta la manera en la cual el cuerpo metaboliza el azúcar (glucosa). En esta enfermedad, el cuerpo se resiste a los efectos de la insulina, hormona que permite la introducción de glucosa a las células, por lo que esta última se acumula en la sangre. A medida que incrementan los niveles de glucosa, las células beta del páncreas que producen insulina pierden su capacidad y el organismo no puede mantener niveles adecuados de glucosa en sangre[3].

Hay tres tipos principales de diabetes[2]:

  • Diabetes mellitus tipo 1: se caracteriza por una producción muy deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona; su prevalencia es aproximadamente del 3% en menores de 15 años.[2]
  • Diabetes mellitus tipo 2: se debe a un aprovechamiento ineficaz de la insulina4; es la más frecuente y constituye el 90% de los casos de diabetes[2].
  • Diabetes gestacional: se presenta en mujeres embarazadas y puede ser precursora de complicaciones en el embarazo y de que tanto madre como hijo desarrollen diabetes mellitus tipo 2 en el futuro[4].

Existen distintos factores relacionados con el riesgo de desarrollar diabetes, entre ellos: ascendencia afroamericana, hispana, indoamericana y asiáticoamericana, antecedentes familiares en padres o hermanos, sobrepeso e inactividad física, entre otros.

Un estilo de vida saludable que incluya alimentación balanceada y actividad física regular, aunado al tratamiento farmacológico adecuado para cada paciente, puede ayudar a controlar la diabetes y prevenir sus complicaciones más frecuentes, como las enfermedades cardiovasculares, renales y cutáneas, que se desarrollan a largo plazo y paulatinamente pudiendo provocar discapacidad e incluso la muerte[5].

¿Eres médico? Ingresa aquí a nuestra sección exclusiva para profesionales de la salud y conoce más acerca de nuestros productos.

¿Eres paciente? Consulta a tu médico para saber más acerca de las terapias disponibles para controlar tu padecimiento.