In Blog, Sin categoría

Enfermedades comunes en adultos mayores

cabecera-adultos-mayores-1920-x-350

Por: Dra. Alma Aidé Fernández Herrera, Cédula Profesional 4921010 UNAM, Gerente de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia PROBIOMED, Agosto 2020.

*Los médicos son los únicos capacitados para diagnosticar padecimientos e indicar terapias y tratamientos. Este texto no sustituye las recomendaciones de tu médico.

Llevar un estilo de vida sano y cuidar la salud en todas nuestras etapas es fundamental para tener una buena calidad de vida al rebasar los 60 años, sin embargo, la probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades se incrementa con la edad [1].

La reducción de la movilidad, los problemas de memoria y las lesiones por caídas, así como la disminución de la agudeza visual y auditiva, suelen ser los padecimientos más frecuentes a los que nos exponemos al alcanzar una edad avanzada, pero existen algunas enfermedades que afectan particularmente a los adultos mayores [2].

En 2019, las personas de 60 años o más representaban el 11% de la población total de México. Datos del Estudio Nacional de Salud y Envejecimiento (mayo, 2020) indican que más del 77% de los adultos mayores sufre al menos una condición crónica, como hipertensión arterial sistémica, diabetes mellitus, cáncer o enfermedad coronaria [3].

Entre las enfermedades crónico-degenerativas más comunes en el adulto mayor están [2,4,5]:

  • Hipertensión arterial sistémica: Es la elevación de la presión arterial por encima de 130/80 mmHg. Con el paso del tiempo las paredes de las arterias se endurecen, son menos elásticas y ofrecen una mayor resistencia, causando que el corazón bombee sangre con más fuerza para mantener una circulación adecuada.
  • Eventos cerebrovasculares: El riesgo de sufrirlos es mayor con la edad, ya sea por caídas o por una función celular anómala en arterias y venas del cerebro, causando trombosis cerebral o hemorragias intracraneales, entre otros problemas.
  • Insuficiencia cardiaca: Es la incapacidad del corazón de distribuir la sangre por todo el cuerpo de manera eficiente. Puede darse por una enfermedad cardiaca previa, como un infarto, o por disfunción del músculo cardíaco debido al envejecimiento.
  • Insuficiencia renal crónica: Los riñones no pueden eliminar desechos adecuadamente a través de la orina, lo cual es frecuente en pacientes con diabetes descontrolada, dietas no saludables o infecciones recurrentes del tracto urinario.
  • Artrosis: El desgaste natural de los cartílagos aumenta la fricción en las articulaciones provocando inflamación crónica y su deformación en casos graves.
  • Osteoporosis: Los huesos se descalcifican paulatinamente, aumentando así el riesgo de sufrir fracturas. Los más susceptibles son los de las muñecas, la columna vertebral y la cadera.
  • Cáncer: Es el crecimiento anormal y descontrolado de diferentes células del cuerpo. En la vejez se es más propenso a desarrollarlo ya sea por tener familiares de primer y segundo grado que lo hayan padecido, o como resultado una vida con hábitos pocos saludables.
  • Hipotensión ortostática: Al paso de los años la sensibilidad de las venas y arterias para regular la presión disminuye, lo que causa mareos o hasta desmayos cuando se realizan cambios rápidos de posición como levantarse de la cama o el sillón.
  • Incontinencia urinaria: Los músculos de la pelvis suelen perder firmeza con la edad, por lo cual la orina puede salir involuntariamente en situaciones de esfuerzo abdominal como reírse, estornudar o toser.
  • Enfermedades respiratorias: Las personas de edad avanzada suelen tener una menor capacidad de respuesta inmunológica ante las infecciones de este tipo.

El diagnóstico oportuno de estas condiciones permitirá que el médico pueda indicar al paciente el tratamiento adecuado para el control de su padecimiento, así como las recomendaciones pertinentes para gozar de una buena calidad de vida.

Contribuir al bienestar de los adultos mayores, sus familias y nuestras comunidades requiere la solidaridad social para prevenir enfermedades crónicas desde la niñez y proteger a las personas de la tercera edad atendiendo sus necesidades, proporcionándoles atención médica oportuna para la preservación de su salud física y emocional, y brindándoles el apoyo necesario para que disfruten envejecer de manera plena y digna.

Dentro de su portafolio de productos, PROBIOMED cuenta una amplia gama de medicamentos para el tratamiento de diversas enfermedades características de esta etapa de la vida.

¿Eres médico? Ingresa aquí a nuestra sección exclusiva para profesionales de la salud y conoce más acerca de nuestros productos.

¿Eres paciente? Consulta a tu médico para saber más acerca de las terapias disponibles para tu padecimiento.

[1] //www.gob.mx/inmujeres/es/articulos/agosto-mes-de-las-personas-adultas-mayores?idiom=es

[2] ARANGO, V., PÉREZ, M., & GUTIÉRREZ, L. (2012). Enfermedades crónicas y síndromes geriátricos: impacto en la capacidad funcional. Foro envejecimiento y salud, 1-4.

[3] //www.enasem.org/images/ENASEM-20-2-Aging_In_Mexico_AdutosMasVulnerables_2020.pdf

[4] Cabrera, Á. J. R. (2011). Fragilidad y enfermedades crónicas en los adultos mayores. Medicina interna de México27(5), 455-462.

[5] Court-Brown, C. M., Duckworth, A. D., Clement, N. D., & McQueen, M. M. (2018). Fractures in older adults. A view of the future?. Injury49(12), 2161–2166.